¿Cuál es el funcionamiento de un termo eléctrico?

Los termos eléctricos son una de las maneras para poder obtener agua caliente en casa, juntamente con la caldera y el calentador. En el siguiente post te explicamos cómo funciona, cuáles son los beneficios de un termo, qué tipos hay y dudas típicas. ¿Cómo funciona un termo eléctrico? Los termos calientan el agua fría para […]

Los termos eléctricos son una de las maneras para poder obtener agua caliente en casa, juntamente con la caldera y el calentador. En el siguiente post te explicamos cómo funciona, cuáles son los beneficios de un termo, qué tipos hay y dudas típicas.

¿Cómo funciona un termo eléctrico?

Los termos calientan el agua fría para poder alcanzar la temperatura que cada uno necesite, funciona a través de una resistencia, que cuando llega a la temperatura deseada se apaga y el agua se mantiene en la temperatura deseada.

 

El termo eléctrico funciona cuando se acumula agua y tiene que calentar la capacidad que indica cada termo, por ejemplo, es diferente un termo eléctrico 50 litros que un termo eléctrico 80 litros. Una vez se caliente toda la cantidad de agua que ocupa el termo eléctrico, dispones de esa agua caliente para el consumo y si fuera el caso de que se acabara, el termo necesitaría un tiempo para calentarse.

¿Cuáles son los beneficios de un termo eléctrico?

Un termo eléctrico tiene bastantes ventajas frente a un calentador de gas, principalmente es que no necesita una instalación de gas, a diferencia del calentador para poder funcionar.

A pesar de que el uso de los calentadores de gas es habitual en los hogares, nos decantamos por el termo eléctrico por diversos motivos

 

Temperatura continua. Tener la misma temperatura mientras te duchas es una de las mejores satisfacciones que puedes tener. Pues gracias a la energía eléctrica, hace que la temperatura pueda mantenerse uniforme.

 

Seguridad. El termo eléctrico funciona con energía eléctrica, que hace que tenga muchos de los riesgos sean menores, ya que la mayoría de los riesgos que se dan es en una instalación de gas.

 

No necesita instalación. Además de ahorrarte tiempo a instalarlo, también te ahorras más dinero, ya que la instalación de gas es más costosa, además de requerir mucho más mantenimiento de seguridad.

 

Un termo eléctrico, únicamente necesita un estuche y una toma de agua y se regula sin ningún tipo de problema desde las palancas de los grifos.

Típicas averías del termo eléctrico

Goteo de agua

Es una de las averías que podemos encontrar más típicas.

 

Se tiene que analizar de donde procede el goteo, puede ser de la brida del termo, que entonces se tendría que cambiar o también puede perder por la válvula de seguridad. Ésta última ocurre cuando la presión del termo es demasiado elevada, en este caso se tendría entonces que instalar una válvula reductora de presión en el propio domicilio.

Salta el diferencial de la vivienda

Si no es por el exceso de consumo, uno de los casos más habituales que puede ser es que la resistencia ha entrado en contacto con el agua. En este caso se tendría que hacer un recambio de la resistencia dañada por otra.

El termo no calienta el agua

Si no calienta el agua, lo más seguro es que sea cosa de la resistencia, aunque puede ser también por el termostato, en este caso se recomienda un profesional para que pueda realizar el diagnóstico.

 

Así pues, si estás pensando en comprar térmicos eléctricos no lo dudes más y compra el termo eléctrico del tamaña que más se acople a tus necesidades ya que es todo un acierto.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.